Reflexiones sobre el Papel de la Libertad

Por Dr. Raúl Lozano Merino
Presidente de la Academia Interamericana de Derecho Internacional y Comparado

Este año se conmemora un Aniversario más de lo que he venido en denominar: “El papel de la libertad”. Este se constituye por el habeas corpus en papel higiénico que correspondió redactar -en acto de sublime valor- el colega y amigo Don Reynaldo Peters Arzabe, en circunstancias en las que estaba recluido por la fuerzas del orden del dictador Bánzer debido a su vocación política como joven líder del Movimiento Nacional Revolucionario – ala  rebelde -.

Desde entonces, mucha  agua ha pasado bajo el puente.

En la memoria del colectivo de los juristas de América siempre estará presente ese grito de libertad que constituye el habeas corpus redactado en papel higiénico, el que, para quienes conocemos la coyuntura que vivió Reynaldo, siempre será sinónimo del papel de la libertad.

Reynaldo Peters simboliza ese momento histórico por el que atravesó nuestra América del Sur, en esos años aciagos de las dictaduras que gobernaban casi todos los países de América con singular rigor y falta de respeto por los derechos fundamentales del ser humano.

El habeas corpus, desarrollado por el derecho Anglosajón es, sin duda, uno de los logros más importantes  de los Derechos fundamentales, pues obliga a quien tiene al sujeto detenido a exhibirlo ante los jueces y justificar la causa por la cual se le priva de libertad. Prueba de ello  es la Carta Magna de 1215, que sanciona que ningún hombre libre podrá ser aprendido, encarcelado, desposeído de ninguno de sus bienes o proscrito o desterrado sin que exista un previo juicio legal. El derecho más elemental del ser humano es su libertad.

Sin libertad, la vida humana carece de sentido y el libre albedrío consustancial a la naturaleza humana pierde todo valor.

En América latina, en la querida patria boliviana, Don Reynaldo Peters supo hacer vigente este derecho fundamental de respeto a la libertad con ese grito propio de los hombres que luchan por el bien más preciado al que todo ser humano debe aspirar: Su libertad en un Estado de Derecho.

Las circunstancias hicieron que ese clamor de libertad sea expuesto en un habeas corpus redactado en papel higiénico -y que he tenido el honor de apreciar-. Este habeas corpus se presentó ante las cortes bolivianas y pudo saberse que Reynaldo vivía. Ese Reynaldo revolucionario, ese hombre que aprendió en la lucha política el significado más sublime de la vida.

Reynaldo pasa a la historia y sus enemigos, los de entonces, sus adversarios políticos de la dictadura, se encuentran proscritos como criminales, como personas que se convirtieron en jueces del abuso de los derechos más elementales del ser humano.

Reynaldo salió dignificado. Sus adversarios enterrados en el lastre del olvido.

Tanta es la importancia y el significado aportado por este importante documento jurídico, que fue precisamente el Comité Regional de América Latina y el Caribe en el programa Memoria del Mundo de la UNESCO que dispuso que el habeas corpus en papel higiénico fuere incorporado al registro de la memoria del mundo de América Latina y el Caribe “En reconocimiento de su significación para la memoria colectiva de la sociedad de América latina y el Caribe.”

Me correspondió como Presidente de la Academia Interamericana de Derecho Internacional y Comparado – de la cual Reynaldo es ilustre miembro de número – ser custodio de tan significativo reconocimiento.

La historia premia o sanciona.

En el caso de Don Reynaldo Peters Arzabe, la historia siempre será benévola a su causa como ejemplo de lucha del ser humano que defendió los valores de la democracia en su preciosa aventura política como líder juvenil. Las nuevas generaciones nunca lo olvidaran. Su gesto, arrojo y valentía perdurarán y la maleficencia se sus adversarios será olvidada.

Translate »
× ¿Cómo puedo ayudarte?